Reglas a considerar al hacer conservas de invierno

Reglas a considerar al preservar Kis
Reglas a considerar al hacer conservas de invierno

Dyt. del Departamento de Nutrición y Dieta del Hospital Memorial Kayseri. Betül Merd dio información sobre las condiciones correctas de almacenamiento de verduras y frutas preparadas en otoño para el consumo de invierno. Continúan los preparativos para la temporada de invierno. Decenas de kilos de verduras y frutas compradas en mercados y mercados se enlatan y se colocan en congeladores para conservar su frescura. Es necesario prestar atención a las condiciones de preparación y almacenamiento para que las verduras y frutas que se consumirán posteriormente no supongan ningún riesgo para la salud. Porque sin cuidar la higiene, las verduras y frutas mal preparadas pueden suponer un peligro para la salud.

dit. Betül Merd dijo: “El propósito de los alimentos enlatados es destruir los microorganismos” y continuó su explicación de la siguiente manera:

“El propósito principal del enlatado es destruir los microorganismos en los alimentos y prevenir la formación de nuevos microorganismos. Los alimentos se colocan en recipientes de vidrio o recipientes donde los microorganismos no pueden crecer y luego se calientan a una temperatura que destruirá los microorganismos dañinos que puedan desarrollarse más adelante. Dado que los microorganismos no pueden llegar a los alimentos, los alimentos se conservan siempre que los recipientes estén cerrados. Como en el procesamiento de todos los alimentos, algunas pérdidas de nutrientes ocurren durante el proceso de enlatado. La vitamina C y la tiamina (vitamina B1) son sensibles al calor y se ha determinado que el enlatado destruye cantidades variables de estas vitaminas en frutas y verduras. Las vitaminas B son hidrosolubles, y algunas de ellas se pueden disolver en el líquido de la lata que no solemos usar cuando abrimos la lata. Las vitaminas que quedan después del enlatado se conservan bien durante el almacenamiento, ya que evitan que el oxígeno llegue a los alimentos, lo que protege a las vitaminas de la destrucción por oxidación. La forma en que un alimento enlatado se compara nutricionalmente con un alimento fresco o congelado depende del alimento y también del tiempo que haya estado almacenado”.

dit. Merd explicó los puntos a considerar durante el enlatado con las siguientes declaraciones:

“Es importante elegir las frutas y verduras adecuadas para enlatar. Las condiciones de higiene deben observarse en todas las etapas de la preparación de frutas y verduras, desde la compra hasta el consumo. Las frutas y verduras deben estar frescas, maduras y libres de podredumbre.

Las tapas de los frascos deben cerrarse después de revisarlas y las tapas deben ser resistentes al calor. Las partes metálicas de las tapas no deben entrar en contacto con el contenido de la lata, no deben romperse y la junta no debe estar intacta o dañada.

Los frascos y las tapas deben lavarse. Especialmente los frascos de vidrio deben esterilizarse hirviéndolos durante 15 a 20 minutos antes de usarlos. Si bien los frascos se pueden usar después de lavarlos 2 o 3 veces, es necesario usar las tapas solo una vez. Los frascos y sus tapas deben lavarse a fondo cepillándolos con agua caliente con detergente y enjuagar con abundante agua para minimizar cualquier riesgo de contaminación.

Los frascos no deben llenarse en exceso. Las piezas que probablemente se adhieran a la parte superior del frasco pueden evitar que la tapa se cierre bien. Dado que el frasco recibe aire, el proceso de deterioro de la lata se acelerará.

La temperatura y el tiempo de aplicación son importantes para un enlatado seguro y saludable. El tiempo de calentamiento depende de la acidez de los alimentos. Las verduras con mucha acidez, como los tomates, deben hervirse durante un promedio de 15 a 20 minutos. La cocción debe hacerse después de triturar las verduras.

Debe consumirse el día que se abre la lata o dentro de 1-2 días. Los alimentos enlatados deben almacenarse a temperatura ambiente o en el refrigerador. Los alimentos enlatados que se mantienen demasiado calientes o en el congelador pierden su sabor y calidad”.

Al decir que "la comida enlatada es venenosa si no se consume de inmediato", Merd concluyó su declaración de la siguiente manera:

“Cuando las latas no se consumen el día que se abren oa los pocos días, la bacteria 'clostridium botulinum' puede reproducirse. Esta bacteria causa intoxicación alimentaria. Se sabe que esta bacteria es uno de los venenos más fuertes del mundo y causa enfermedades que pueden causar la muerte. Esta bacteria, que puede reproducirse en exceso en las latas, se revela con la curvatura que crea en las tapas de las latas. Si las tapas están despeinadas, nunca deben consumirse”.

Anuncios similares

Sé el primero en comentar

Yorumlar